20/11/13

Porque el final es tan solo el principio...

Atención: Este texto ha sido escrito mientras sonaba esta canción (pincha).
Es recomendable que no deje de ponerla mientras lee el fragmento, para así augmentar el efecto de la narración, Gracias.

No sé como fue que acabó pasando esto. Ella, ella era todo lo que yo sentía. Lo mucho que se podía sentir siendo lo que era. Nada nos separaba, más que un par de cables, miles de personas y un pequeño espacio que me parecía un abismo entero. Era tan perfecta para mí, tan única... Me daba igual lo mucho que se pareciera a otras, me daba igual porque para mi era solo ella. Ella y yo. Aunque al final solo quedé yo.
Se la llevó, se la llevó como si nada importase, como si su memoria fuera mucho más potente que la mía. Como si él tuviera más cosas en común con ella. Pero yo me veía en ella. Me veía en el reflejo de su pantalla, y podía sentir que estábamos conectados a la misma wifi. Que ella, a pesar de las miles de letras que llevaba encima suya, le gustaba ver como abría un bloc de notas para decirle lo mucho que la quería. Y sí, acabó pasando esto. Solo que a mi me dejaron en la tienda, y en cambio a ella se la llevó él. Yo, que perdería mi conexión a internet por unos segundos más a su lado. Que cambiaría mi USB de 16 GB por uno de 4 GB. Que me quedaría sin disco duro por volver a leer otro de esos relatos, relatos que venían con ella.
Que ella era distinta para mi, era un mundo, un mundo lleno de letras, lleno de conocimiento.
Y abrían las tiendas por las mañanas y nos colocaban a todos en el escaparate, como si así fuera a cambiar algo, aparte de miles de manos toqueteandonos por todo, que yo nunca se lo dije, pero a mi siempre me habían hecho cosquillas. Supongo que la única suerte que tuvimos fue estar el uno al lado del otro, y que a pesar de ese montón de gente, eramos capaces de evadirnos de todo y centrarnos el uno en el otro. Claro está, que tuvimos la suerte de no ser uno de esos iPad que volaron nada más bajar de precio. O con los que se sacan fotos el típico grupito de amigas un día dando una vuelta por las tiendas. Tuvimos la suerte de poder estar juntos, y no sé porque se la llevaron. ¿Acaso los libros no son suficientemente buenos?
¿Porque tendrían que comprarse estas cosas? ¿O porque no me compraron a mi? Era tan difícil seguir aquí sin ella... La echaba tanto de menos... Se hacían los días tan largos...

Fueron días, los que él, un portátil cualquiera sin mucho que destacar, se quedó esperándola. Que el recuerdo de no tenerla fue tan fuerte que empezó a dar errores a no conectarse a internet y a apagarse cuando quería. Dicen aquellos clientes que se pasaron días después, que aquel portátil no volvió a estar nunca allí. Un chico, interesado en la compra de él, afirmó que lo habían retirado de la tienda. Que posiblemente se estuviera pudriendo de polvo en algún estante viejo de alguna oficina de reparación.
Ilusos fueron, los que creyeron que se podía arreglar. Que era tan fácil como eso, como arreglarlo. Pero él, un portátil ágil, rápido, nuevo, había perdido las ganas de seguir encendido, las ganas de seguir esperando que volviera aquel pequeño ebook rosa. 

Porque a veces, solo a veces, creemos que la vida, una vez nos han roto por dentro, no merece la pena seguir viviendola. Creemos que si en aquel pequeño instante, en vez de habernos conectado desde el google lo hubiéramos hecho desde el firefox, hubieran cambiado las cosas. Y que por mucho espacio de memoria que ahorremos, al fin y al cabo, es posible que ese espacio no vuelva a llenarse. Que a veces nos da por pensar, que por muchos ebook que haya, no habrá ninguno que esté hecho para ti, que no habrá nadie que sepa llenarte de relatos como aquel ebook lo hacía. 
Y así, sintiendo que no podemos actualizarnos, dejamos que poco a poco nos inunde una montaña de polvo, una montaña de dolor que no podemos quitarnos, donde pequeños recuerdos como los blocs de notas nos hacen débiles, frágiles, y nos permiten caer de nuevo, una vez estábamos a punto de formatear.
Que él aprendió que el amor es muy bonito de salvapantallas, pero que a veces las cosas no salen como uno quiere, y duele. Y así, el salvapantallas pasó a ser un virus. Y lo triste es que creemos no tener un antivirus para ello, hasta que por fin, un día cualquiera, cuando ya no te des cuenta, se te habrá olvidado. Que por fin estarás formateado y reiniciado, listo para usarte.
Y que entonces, y solo entonces, sabrás que el final es tan solo el principio.

¡Buenas a todos! Pues sí, mi etapa de desaparecido empieza a tocar su fin. Decir que han sido días muy difíciles, y quizás este no sea uno de mis mejores textos. He estado bastante mal y bueno, esto era algo que quería escribir. Y no, NO es un texto personal. Es solo que hace tiempo que le tenía ganas, precisamente cuando yo me compré un ebook se me ocurrió, y en fin, hace poco vi un vídeo que por condición de friki que soy me encantó y me he lanzado a escribirlo hoy. 
Por favor, paciencia, como siempre. Acabo de llegar, me pasaré por vuestros blogs a medida que tenga tiempo, y como no, mil gracias por seguir siempre al pie del cañón.
He decidido que entrada tras entrada a partir de ahora pondré una frase, en plan frase del día y esas cosas, que ya veré como la pongo y tal. Hoy, en vez de eso os enseño el vídeo que vi.
Se os quiere y esas cosas.
                   
     



6 comentarios:

  1. Solo tu serias capaz de escribir sobre la historia de un ebook y un portatil y que te quedara así de bonito. Tu nunca decepcionas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y empiezo yo a leer emocionada, pensando que Leo volvía con una historia romántica de esas tan suyas, y conforme iba avanzando me quedaba ralladísima hahahahaha Bueno, es cierto que me has dejado desconcertada, pero oye, aun así ha sido una historia de amor muy bonita, a tu manera, que solo le da un toque más perfecto aún. Cuanto sentimiento electrónico suelto, ¿será que mi chatarra de ordenador se siente solo?

    ResponderEliminar
  3. Jo, pues a mí me has dejado boquiabierta jajaja No me lo esperaba para nada, me ha sorprendido muchísimo la metáfora del portátil y el ebook, y personalmente, me ha gustado mucho :)
    De cualquier cosa tan simple como ésta se puede sacar tantas cosas... Es cierto, el final es tan solo el principio de otra historia, otra historia que tendrá también su final y así..
    Joo, Leo, es tan bonito jajajaja
    ¡Un beso muy muy muuuy grande! <3

    ResponderEliminar
  4. Wow! Me he quedado sin palabras, en verdad que me parece increíblemente espectacular que hayas podido escribir, sobre un portátil, es decir, me parece estupendo y nuevo completamente, jamas lo imagine. Me encanta.
    Besos ♥

    ResponderEliminar
  5. Como puedes hacer que un texto no personal sea tan bueno como uno personal? No lo entiendo, de verdad no puedo.

    ResponderEliminar
  6. Gabriel zapping-leyendo30/10/14 2:38

    llegue hasta la mitad y me puse a leer los comentarios jajhaja prefiero dejar el resto a mi imaginacion

    ResponderEliminar