4/5/14

¿Game over?


Atención: Este texto ha sido escrito mientras sonaba esta canción (pincha).
Es recomendable que no deje de ponerla mientras lee el fragmento, para así augmentar el efecto de la narración, Gracias.

¿Esto es el final? Es una gran pregunta. ¿Debo seguir? La gran duda. 
Quizás el abismo por el que iba, era mucho más grande de lo que yo podía esperar. Quizás esto era lo que deparaba mi vida, y que yo hacía lo imposible para no llegar a ello. ¿Pero cuál es la salida? ¿Dónde me agarro? ¿A qué me sujeto?
Habían pasado meses desde que mi esperanza decayera. Supe reponerme de los golpes, e intentar salir de un hueco en el que me había atascado. ¿Y ahora qué? ¿Cómo salgo de este nuevo hueco que me escarba la vida? ¿Esta es mi tumba? ¿Me detengo aquí? ¿O hago por salir adelante? ¿Acaso existe ese ''salir adelante''?

Perdido. Perdido en mi propio laberinto. Perdido sin lugar a dudas. Tanto en alma como en cuerpo, había acabado conmigo mismo. Basta un solo día, una sola hora, un solo minuto, para que mi vida gire por completo. Y así pasó, y así me encuentro ahora. Totalmente perdido. Herido, y posiblemente en estado grave. ¿Pero qué hago? ¿Dónde esta la salida? Un laberinto con única salida. Yo más perdido que nunca. ¿Sigo buscándote? Dime, qué hago, cómo debo continuar, a qué debo enfrentarme, por qué no me dejas seguir si te doy todo lo que necesitas.

La vida, me había demostrado tantas cosas a lo largo de lo que llevaba en ella, que no tenía idea de lo dolorosa que podía llegar a ser. Me di fuerzas a mi mismo. Confíe en mi, aún sabiendo que no se me da bien. Hasta que se cerró la puerta. ¿Fin? Necesito confianza, algo que me diga que puedo seguir. Porque mi cabeza ya no lo ve, ni siquiera yo mismo lo veo. Me ahogo. Me ahogo y no consigo salir. Y me estanco, y paso los días buscando una alternativa, una salida, algo que me ayude. Y no sé que hacer. Y siento ganas de explotar, de acabar con todo, de dejar de llorar todo el rato por todo. Quisiera volver a respirar, sentir el viento golpear. Pero no puedo. No puedo ni torcer un milímetro de mi boca intentando simular una sonrisa. No puedo ni hablar, porque no tengo ganas de gastar la voz. No puedo ni cuidar a los que me quieren. No puedo ni conseguir lo que quiero. No puedo llegar ni a donde quisiera. No puedo buscar un final feliz. No puedo escribir nada que no salga de mi alma y esté hecho añicos y pegado con pegamento. No puedo pensar que todo tiene un principio y fin. No podía pensar que esto acabara. No puedo recordar lo que un día me hizo feliz. No puedo recordar lo que yo era.  No puedo confiar en mi mismo. No puedo dejar de ser negativo. No puedo dejar de agobiarme por aquello que lucho y no consigo. No puedo dejar de caerme y que me cueste la vida levantarme. No puedo levantarme. No puedo escribir nada de él. No puedo escribir nada de ella. No puedo escribir nada. No puedo parar la reacción en cadena. No puedo sujetar las fichas. No puedo sujetarme. No puedo pensar que soy capaz, que alguna vez lo he sido. Inestabilidad. No podía dejar de intentarlo. No podía dejar de hacerlo. No puedo hacerlo. No podía dejar de luchar en la batalla. No puedo ganarla. 




A veces, y solo a veces, un viernes cualquiera te demuestra que la vida que intentabas vivir, no es la vida que realmente puedes vivir. Un viernes cualquiera te demuestra que quizás este sea el fin. Que quizás aquello por lo que luchabas no alcanza a lo que eres. A veces te tiran, un viernes cualquiera, y sabes que quizás no haya salida ya. Quizás, y solo quizás, para muchos no sea un problema. Quizás para mi no era la solución. Quizás muchos me lo avisaron. Quizás no estaba preparado. Quizás tenía que pasar otra vez por esto. Quizás no me merecía esto o quizás eso que quería evitar era lo que me deparaba mi vida. Quizás estaba acabado. Quizás sí era el final del juego. Quizás no sembré bien lo que quería. Quizás la vida se aprovechaba de mis debilidades. Quizás no me quedaban oportunidades. Quizás luchar no servía de nada. Quizás, había perdido lo único que me importaba. Quizás me había fallado a mi mismo. Quizás había fallado a todos. Quizás, lo único que más quería, que más me preocupaba lo había tirado por la borda.

Quizás, y solo quizás, este consumido por completo.

Texto personal

6 comentarios:

  1. Dios, Leo, se te ve super quemado... En ocasiones el mundo se pone en nuestra contra, no encontramos ni una mísera razón que nos diga que tenemos un pequeño apoyo, que nos dé esperanzas. Hay momentos en que no hay nada, en que no nos encontramos ni a nosotros mismos, y ese momento se hace eterno, interminable. Nos metemos en un túnel cada vez más oscuro y después no sabemos cómo salir de él, porque no vemos ni una pizca de luz. Leo, cuando menos te lo esperes conseguirás salir, nos agobiamos y nos encerramos en nosotros mismos, pero encontrarás la salida, paciencia. Sobretodo eso, mucha paciencia, y no te hundas. Eres una gran persona y no te mereces estar así, ¡mucho ánimo, Leo!
    Puedes contar conmigo para lo que necesites ¡Un beso muy muy muuy grande! <3

    ResponderEliminar
  2. Hola Leo. Hola de nuevo. Y perdon, sobre todo eso, por haber desaparecido durante tanto tiempo ¿Sabes? te he echado mucho de menos, te lo creas o no, y llegar y encontrarme esto ha echo que algo dentro de mi se partiera en cachitos muy pequeños. Me duele no saber cómo estas, qué te pasa, y no entender por qué nos perdimos tanto el uno al otro. No sé, a lo mejor solo son cosas mias, a lo mejor tú solo notaste mi ausencia por la perdida de un comentario que siempre estaba ahí y dejo de estarlo. El caso es que lo siento mucho, que no tengo excusa para haber desaparecido así porque si, y que no sé como te encuentras ahora, ni si estas enfadado conmigo, o lo que sea. Por Skype será dificil que me encuentres, pero si quieres y puedes tienes mi correo, y a mi me encantaría volver a escribirnos.
    Te echo mucho de menos, y aun que no sirva, espero de verdad que consigas estar bien muy pronto. Porque te mereces todo lo bueno de este mundo y solo lo bueno Leo. Te quiero mucho.
    Cecé.

    ResponderEliminar
  3. ¡Madre mía! ¡Qué texto! *-*
    A veces queremos aferrarnos a algo para seguir a delante pero no encontramos ese "algo".

    Espero pronto todo se arregle y veas, aunque sea, un poquito de luz. ^^
    ¡¡¡Muchiísimo ánimo, Leo!
    Un beso y un abrazo muy fuerte! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Es triste cuando te das cuenta. Hay tantos quizás y solo uno es para ti.
    Este texto se merece un comentario enorme, sin embargo no tengo palabras.
    Me ha encantado(:

    muchos abrazos ( de oso )

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/6/14 14:35

    Hola Leo,

    Este texto que has escrito me recuerda mucho a mi hace unos años, algunas partes mas parecidas que otras, pero en el fondo el mismo sentimiento. No se lo que te ha ocurrido para que estes asi, y teniendo en cuanta tus palabras sin duda estas en un agujero negro. Lo único que te puedo decir que el poder esta en la mente, parece mentira, y son cosas que parece decirse a la ligera, pero quien puede salir de la situacion es uno mismo, y para ello debes de pensar no en esos interminables NO, si no en las posibilidades que la vida puede darte, y que muchas veces por inseguridad y miedo no dejamos que lleguen a nosotros. La negación y el hundimiento no nos sirven de nada, uno tiene que intentar levantarse de golpe para afrontarlo. No mires todo lo negro y intenta ver mas alla de todas las posibilidades que tienes.

    No se si estas palabras te ayudaran, solo espero que tu sufrimiento se acabe pronto. Te deseo lo mejor.

    Un fuerte abrazo

    Cristi

    ResponderEliminar
  6. La impotencia y la inseguridad siempre son de los peores sentimiento, pero ánimo Leo, que una tarde mala no te haga sentir así. Levántate y mira que sigues siendo el mismo chico que a través del blog arranca sonrisas con sus textos y alguna lágrima que otra, y que de esa forma te ganas un gran círculo de personas que por muy decaído que estés te apoyan cada vez que pasas por el blog a dejar un pedacito de ti.
    Un beso enorme y muchísima fuerza.

    ResponderEliminar