11/3/11


Describirme es algo que nunca se me ha dado bien, pero te diré que nunca me veras callado, siempre estoy hablando y a una velocidad que muchos no son capaces de seguir. 
Risueño hasta la saciedad. 
Dulce, pero nada empalagoso. 
Me considero un soñador compulsivo de sueños imposibles, que espera no dejar de soñar nunca. Autentico. Algo friki. Sensiblón. Incapaz de estar quieto, y sobre todo incapaz de ver a la gente triste. Cabezota y muy orgulloso. 
Vergonzoso y pesimista. 
Demasiado ingenuo para mi gusto, pero no puedo evitarlo, como tampoco puedo evitar que se me escape una sonrisilla en los momentos más serios. 
Soy de esos que lloran sin miedo a hacerlo delante de alguien. 
Lleno de vicios, pero la mayoría sanos. 
 De los que opinan que todo pasa por alguna razón aunque no nos demos cuenta. 
Me llamo Leonardo, aunque todos me llaman Leo. 
Soy un chico normal, de 16 años, tengo mis defectos y virtudes y acepto ambas, aunque creo tener menos virtudes. 
Soy diferente al resto de los demás y me gusta. 
En mi destaca mi gran personalidad, intento ser fuerte aunque hay veces en las que, sin poderlo evitar, me derrumbo. 
Soy   impaciente. 
Me gusta ayudar a la gente. 
Soy bueno escuchando y animando a las personas. 
También soy muy observador, me fijo mucho en los detalles. 
Me encanta hacer fotos a paisajes, escribir y estar con mi gente. 
Soy muy alegre con casi todo el mundo y si, alguna persona me mira mal, yo siempre, siempre le dedicaré una dulce sonrisa. 
Tengo la risa muy fácil pero, para qué negarlo, eso de llorar está muy presente en mi. 
 Simpático, gracioso, y amable. O eso dicen los que me conocen.
Respecto a mis gustos... si tuviera que elegir una vida perfecta para mi, sin duda elegiría mi lista de series preferidas, mis amigos, un sofá, mi música, el ordenador y algo con lo que poder escribir.
Adoro todo lo referido a lo dicho en la anterior línea, y como no, adoro dormir.
La amistad para mi es, junto a la familia, lo más importante y, soy de esas personas que piensan que lo bueno, lo mejor de todo, es eso, y hay que luchar por conservarlo.

Si tengo miedo, nunca reconoceré tenerlo.
Me encanta el italiano aunque, por desgracia mi nivel de éste es bajo. Pero, una de las cosas que pronto haré será dominar ese idioma, y intentar perfeccionar mi inglés.
Escribir en este blog es para mi la mejor manera de poderme expresar y, sobre todo, intentar ayudar a las personas que puedan sentir lo mismo, porque creo que no hay nada mejor como sentirse identificado. Espero que os guste este pequeño paso por mi persona y, como no, que os guste este blog tanto como a mi escribir en él. 

Por cierto, mi imaginación, no tiene límites.

3 comentarios:

  1. Jó, casate conmigo xd mi descripcion da pena :S

    ResponderEliminar
  2. Leo, acabo de encontrar esta entrada y, madre mía, me ha encantado cómo te has descrito, no es nada fácil explicar cómo es uno mismo y tú lo has bordado. Sabes que te admiro, es complicado encontrar chicos que dediquen su tiempo a escribir, y más escribir como tú lo haces, porque como tú mismo dices, no tienes límites y eres capaz de sorprendernos siempre con cada uno de tus relatos, dejando un buen sabor de boca.
    Tal vez sea cierto eso de que tienes más defectos que virtudes, pero, Leo, nadie es perfecto, y, como tú mismo has dicho, hay que aceptarlas. Eso no quiere decir que no piense que eres el chico perfecto jajaja
    Bueno, no me enrollo más, que, a veces, cuando empiezo a escribir no paro... Mil gracias por tu comentario en el blog, me hace mucha ilusión leerlos :)
    ¡Un beso muy muy muuy grande! <3

    ResponderEliminar
  3. Ay me ha encantado tu blog, no sé ni como he llegado hacía el, pero que suerte que aquí estoy. Te leo, jajajaja ay perdón es que te llamas leo y dije te leo, si lo sé soy rara. Si deseas puedes pasarte por mi blog, yo mientras seguiré mirando el tuyo. Besos de una loca.

    ResponderEliminar